Republica Dominicana

Cuando llegas por primera vez a Dominicana … al bajar del avion o al salir del aeropuerto lo primero que te impresiona es el calor que te atravieza, esta sensación es facil de entender por cuaquier persona que haya vivido en climas extremos, desde las personas que han visitado Yellowknife, Canada donde el frio duele realmente, o a la sensación que han sentido las personas que hayan aterrizado en las selvas amazonicas por primera vez. Es una sensación inconfundible, fuerte y que se siente primero en el rostro descubierto y luego en todo el cuerpo. En el camino desde el aeropuerto, sea en un taxi o en un bus publico, empiezas a darte cuenta que esa sensación va a estar contigo todo el tiempo y no te va a abandonar mas … Da la impresión de que el calor esta en todas partes, no solamente en las soleadas calles o en las pistas, sino tambien en las sombras de las palmeras y en las sombras de las terrazas de las casas y los estacionamientos. Y a veces, si estas en otro lugar tal vez mas templado, tal vez mas frio y estas dormitando o tal vez dormido, y deseas sentir un poco de calor, el recuerdo de esta ciudad te puede calentar un poco el corazon.

Cuando llegas por primera vez a Dominicana y empiezas a recorrer las calles y las avenidas de la cosmopolita Santo Domingo, te da la impresión de que es un lugar que has visto otras veces en Latinoamerica. Te da la sensacion de que has estado en algun lugar parecido alguna vez. Cuando visitas sus malls, sus anchas avenidas y sus elevados llenos de “jeepetas”  y “conchos” te da la sensación de que estas en algun lugar cercano a la bulliciosa Lima o a la calida Bogota.  Y cuando te vas después de solo algunos dias, te vas con la impresión de que “si pues, la gente es mas calida que en otros lugares y mas expresiva … y claro pues, es el calor”. Y lo dices de cierta forma recordando la selva amazonica, cuando la visitaste por primera vez y como notaste que esa gente se habia adaptado al calor de esas ciudades, y que el calor del ambiente se habia transmutado de calor en caracteres y en calor de palabras y se habia trastocado en partes de estas personas, y el calor del medio ambiente se habia convertido un poco en parte de todas las cosas.

Despues de estar un tiempo en Dominicana es inevitable preguntarte cuan acostumbrada esta la gente a este calor, es inevitable preguntarte si la gente realmente suda, y de ser asi, es inevitable preguntarte quienes sudan mas si los negros o los blancos, o los extranjeros (sean negros o blancos) o los dominicanos. De hecho hay una población muy grande (2 millones de personas para ser mas exactos), son haitianos que viven en Dominicana, que comparten las calles y las esquinas con los “conchos” y con las “jeepetas”. Dos millones de personas es una cantidad muy grande, cuanto sudor puede haber en dos millones de personas trabajando en un país en labores del campo y en labores de  la calle.

Salir de la gran ciudad que es Santo Domingo es de cierta forma un alivio, si vas al centro del país, vas a tomar la autopista Duarte que cruza al país desde Santo Domingo hasta el extremo noroeste de la parte Dominicana de la isla. Yo no voy a hacer todo el trecho, por ahora voy solamente hasta una ciudad mediana llamada Bonao que queda en el corazón mismo de la isla. Bonao es una ciudad mediana no tan cosmopolita como Santo Domingo, ni tan alejada comoJimani, la población es mayormente dominicana e imagino que no hay muchos extranjeros en la ciudad, o están tan mezclados con la población que no es posible distinguirlos mas. El dominicano promedio es fácilmente reconocible,  no solamente por lo bullicioso de sus equipos de música y por lo bulliciosa de su indumentaria, sino por otros detalles, uno de ellos es el color de la piel que solo puede haber sido obtenido de haber mezclado muchos colores y sudores una y otra vez y otra vez muchas veces,  otro es la ausencia de malas palabras en su vocabulario, o por lo menos de su vocabulario coloquial, el vocabulario del dia a dia que estoy tan curioso de explorar. Lo otro es la amabilidad de sus gentes, si en un grupo de personas le haces una pregunta a una de las personas es posible que en vez de recibir una respuesta de la persona a la que preguntaste recibas cuatro respuestas todas al mismo tiempo. Lo otro que es menos notorio a simple vista pero no por eso es menos real, que es la falta de trabajo.

Cuando después de un primer dia lleno de cosas nuevas, vas a la cama, y lo haces en un hotel sin aire acondicionado. No lo sabes aun, pero conciliar el suenno será otro reto como lo es caminar por las calles durante el dia. En la noche, la temperatura no baja radicalmente como en otros lugares. Esa primera noche todo será confusión y no entender las cosas, luego de un tiempo te daras cuenta que esa sensación no es solamente tuya, sino que la comparten miles y tal vez millones de personas y que con lo flexibles que somos los humanos han encontrado formas ingeniosas de conciliar el suenno. Bannarse antes de acostarse, mojar las sabanas, prender el ventilador y apuntarlo hacia el cuerpo. Por ahora hay que acostumbrarse a sufrir la primera noche, aun no sabemos todos los secretos y tal vez aunque los sepamos tomara tiempo acstumbrarse, asi que la primera noche hay que contar ovejas, dar vueltas en la cama, o hacer otra cosa hasta que a la madrugada, el mismo cansancio del cuerpo nos diga que ahora si podremos dormir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: